Lo mejor del
diseño e ingeniería
combinados juntos

Nuestro afecto por el medio ambiente y por las generaciones venideras determina nuestra elección de productos y nuestro estilo de vida. Esto se refleja también en nuestra elección de los materiales de construcción.

La madera laminada está considerada como uno de los materiales de construcción más amigables con el medio ambiente, la madera es un material natural, que con nuestros conocimientos y la imaginación permite la creación de formas y estructuras que con otros tipos de materiales no serían posibles.

Estudio y desarrollo
TÉCNICA Y ECONOMÍA
Nuestra ingeniería está siempre dispuesta para estudiar y desarrollar toda idea o propuesta. Todo el proceso, desde el cálculo, hasta el montaje es realizado por personal de la empresa.
Alternativa al uso de otros materiales
EXIGENCIAS CONSTRUCTIVAS DEL TIEMPO
La alternativa del empleo de estructuras de madera laminada, respecto a otras estructuras (hormigón, hierro o ladrillo) está cada vez mejor valorado por arquitectos, constructores y promotores.
Ideal para cualquier geometría
GARANTÍA DE CALIDAD
Las características técnicas, económicas y arquitectónicas hacen de las estructuras de la madera laminada un material de construcción de primer orden, reuniendo ligereza y resistencia.
Funcional, decorativo y tecnológico
NATURAL, CÁLIDO Y VIVO
La madera laminada es prácticamente insensible a las variaciones de temperatura. Su gran resistencia al fuego es posible gracias a su baja conductividad térmica.
Layer
Layer
Madera Laminada

Un producto de alta tecnología
calidad, estabilidad, versatilidad
de gran rendimiento y coste competitivo

Beneficios ambientales reales para nuestras futuras generaciones

Puede fabricarse casi a cualquier tamaño y con la curvaturas que se desee. Sus secciones pueden ser rectas o curvadas para conseguir efectos estéticos o para proporcionar diseños estructuralmente más eficaces.

Puede usarse para vigas o cerchas de más de 50 metros. El tamaño, la longitud y la forma están limitadas solamente por la capacidad de las plantas de fabricación o por las restricciones para el transporte hasta su destino.

Tiene una gran resistencia, a diferencia del acero y del hormigón armado, no se dobla, tuerce o descascarilla en los incendios. Esto hace que no sean necesarios tratamientos ni falsos techos. No sufre corrosión.

La producción de una tonelada de madera laminada requiere cerca de 430 kilowatios hora de electricidad o su equivalente, mientras que la producción de una tonelada de acero necesita 2.700 kWh y una tonelada de aluminio 17.000 kWh de electricidad.

No pierdas la oportunidad

de descubrir algunos de nuestros proyectos

Estos más de 30 años en el sector nos ha permitido realizar todo tipo de proyectos en distintos puntos de España y Portugal.
Nuestros trabajos abarcan desde grandes obras de ingeniería como restauraciones, polideportivos y balnearios a viviendas unifamiliares.